martes, 19 de junio de 2007

LA REBELION INDIGENA DEL BAORUCO (1519-1533)

Por FRANCISCO BERROA UBIERA

La primera de las rebeliones indígenas de América se verificó en la isla de Haití que fue bautizada por Colón La Española en 1492, y fue la rebelión del Baoruco (1519-1533).

El adalid de esta lucha fue el cacique Enrique o Enriquillo, quien había sido educado por sacerdotes en la villa de Santa María de la Vera Paz, ubicada a orillas del lago Xaragua (luego denominado lago Comendador y hoy conocido como lago Enriquillo).

El cacique Enrique, por error denominado Guarocuya, era hijo del cacique Magiocatex, a su vez hermano de la cacica Anacaona (esposa del cacique Behechío y hermana de Caonabo), de la cual Enrique era sobrino, quien a su vez contrajo matrimonio con la cacica Mencia, hija de Higuemota, quien era hija de Anacaona, por lo tanto, Mencia, la esposa de Enrique, era nieta de Anacaona y sobrina nieta de Magiocatex, el padre de Guarocuya, quien era primo de su esposa.

Enrique fue dado en encomienda a Francisco de Valenzuela, vecino de San Juan, heredando esta encomienda su hijo don Andrés Valenzuela.

Sabemos que el jefe indio se quejó contra Valenzuela ante el Teniente de Gobernador Pedro de Vadillo, por éste haber abusado de su mujer y por haberle robado una yegua que poseía el cacique. Vadillo no le oyó y el indio se trasladó a Santo Domingo, capital colonial, para denunciar la situación a los jueces de la Real Audiencia, quienes también lo desoyeron, no quedándole otro camino que el de la rebelión armada.[1]

La rebelión del cacique se inicia en 1519, y se extiende hasta 1533. Durante estos años tiene que enfrentar varias expediciones de soldados españoles, que fueron derrotados por Enriquillo y sus capitanes, a quien tras sus triunfos se le unieron otros indígenas y algunos esclavos negros, sobre todo a partir de la rebelión del ingenio La Isabela de Diego Colón que se produjo en 20 de diciembre de 1522, produciéndose luego las cimarronadas de Diego Guzmán, Diego de Ocampo, Juan Vaquero, Lemba y otros.

Los derrotados militarmente por el cacique Enriquillo fueron: 1) Andrés Valenzuela; 2) El Teniente de Gobernador Pedro Vadillo con 70 ó 80 hombres; 3) El capitán Ortiz de Matienzo (1523); 4) Pedro de Vadillo e Iñigo Ortiz (1525); 5) Hernando de San Miguel (1526) -en este año se produce una tregua y se verifica un ataque a Villanueva de Yáquimo-; 6) A partir de 1528 el Obispo Sebastián Ramírez de Fuenleal envía varias cuadrillas a las montañas del Bahoruco sin obtener éxito alguno.

Por su parte el cacique Tamayo mantuvo las hostilidades a los españoles en el Norte, especialmente atacando la villa de Puerto Real.(Ver: Colección de Documentos Inéditos, Madrid, 1864.)

Desde Puerto Rico fue enviado don Francisco de Barrionuevo con el título de Capitán General de la Guerra del Bahoruco, desembarcando en la ciudad de Santo Domingo en 20 de febrero de 1533.

En ese momento las zonas de pleitos que existían eran: Baoruco, Puerto Real, Santiago, Las Minas del Cibao, Las Minas de San Cristóbal, y los caciques alzados con Enrique eran: Hernandillo el Tuerto, El Murcia, y El Tamayo.

Finalmente fue firmado un acuerdo de paz entre los indios rebeldes y su líder militar que era Enriquillo con el capitán español don Francisco de Barrionuevo, representante del Emperador Carlos V, acuerdo suscrito en la isla Cabritos del lago Comendador en junio de 1533.

Notas:

[1] El abogado y escritor dominicano don Manuel de Jesús Galván escribió la novela Enriquillo, y a través de esta novela histórica la hazaña de este indio se divulgó por todo el mundo. Publicada originalmente en 1892, fue posteriormente traducida al idioma inglés y publicada por la UNESCO bajo el título de "The Cross and the Swoord". (Nota de Francisco Berroa).